7. Ideología y Expresiones de la cultura mexicana modernaThis is a featured page




7.1 FILOSOFÍA EN EL MÉXICO MODERNO


La filosofía siempre ha sido y será expresión histórica de circunstancias, igualmente históricas, en un sentido peculiar que hace que no sea mera expresión de ellas: es búsqueda de la verdad, que se lleva a cabo como búsqueda, motivad circunstancialmente, de un conocimiento que rebasa las circunstancias de los pensadores, como propuesta de unas verdades que (como tales e incluso como falsedades) correspondesiempre, por lo mismo, a un nivel de universalidad, aunque siempre y en todos los casos tales propuestas se formulen en situaciones concretas y particulares, y en función de problemas que pueden ser referidos a ellas (pensadas siempre desde un aquí y un ahora, igualmente concretos).

Ciertamente ese sentido "actual" de la filosofía en México puede identificarse con el sentido "actual" de la filosofía en cualquier otro lugar del mundo. Por el contrario, lo que podría caracterizar el modo particular en que se cumple con esa misión actual y permanente de la filosofía tiene que ver exclusivamente con las coordenadas espacio-temporales inherentes a la actividad filosófica, y puede descubrirse mediante un examen detallado de la situación teórica del filosofar en México, que puede precisarse mostrando cuáles problemas se han planteado, cuáles se han resuelto o se han abandonado y cuáles quedan por resolver, y sobre todo, poniendo de manifiesto de qué modo se ha llevado a cabo el trabajo con esa problemática filosófica.

La "mayoría de edad" de nuestra filosofía no se viene alcanzando sólo mediante el abandono de viejas formas de filosofar (en las que el filósofo se limitaba a expresar su circunstancia en concepciones personales del mundo, a ser divulgador de la cultura o a ser especialista en generalidades a través de escritos imaginativos, más próximos a la literatura y a los ensayos ideológicos que a la investigación científica), sino también por medio de la recuperación de un sentido pleno del afán de verdad, que consiste en realizarlo metódicamente (sistemática, racional y objetivamente) para propiciar, cada vez más, un trabajo filosófico serio y riguroso.


POBLACIÓN EN EL MÉXICO MODERNO



Está compuesta por tres grupos principales: los descendientes de españoles, los indígenas y la mezcla de ambos, o mestizos. Los mestizos son el grupo mayoritario; constituyen el 55% de la población. El total de población indígena es de cerca del 30 por ciento.

Durante los últimos 50 años, la población en México ha crecido cuatro veces: en 1950, había 25.8 millones de personas; en el 2005, hay 103.3 millones.

Población total 1950 - 2005

M i ll o n e s
7. Ideología y Expresiones de la cultura mexicana moderna - Turismo y Cultura



De 2000 a 2005, la población en México se incrementó en 5.8 millones de habitantes, lo que representa un aumento anual de una persona por cada 100 (uno por ciento).


7.1.2 LA RELIGIÓN EN EL MÉXICO ACTUAL


El catolicismo es la religión que profesan más del 93% de los mexicanos. La larga tradición del anticlericalismo oficial del país terminó en 1991 con reformas constitucionales que permitieron a las instituciones religiosas formar parte del sistema educativo. Los protestantes representan un grupo minoritario, pero creciente.
7.1.3 LA EDUCACIÓN


La educación primaria y secundaria es gratuita y obligatoria para todos los niños hasta los 15 años. Además de las escuelas secundarias que imparten una formación académica tradicional, existe un sistema profesional medio y una educación media superior (preparatoria o bachillerato) de orientación general o técnica.


A pesar de que el analfabetismo entre la población adulta ha sido uno de los principales problemas, las sucesivas campañas gubernamentales han incrementado el nivel de alfabetización, que ha pasado de casi un 50% a principios de la década de 1940, al 92,5% de la población adulta en 2004.
En la República Mexicana de los Estados Unidos Mexicanos es la Secretaría de Educación Punlica (SEP) la institución encargada de admnistrar los distintos niveles educativos del país desde 1921, fecha de su creación.

En sus inicios la actividad de la SEP se caracterizó por su amplitud e intensidad: organización de cursos, apertura de escuelas, edición de libros y fundación de bibliotecas; medidas éstas que, en su conjunto, fortalecieron un proyecto educativo nacionalista que recuperaba también las mejores tradiciones de la cultura universal.




7.1.4 TRADICIONES
La tradición por ser la forma más sencilla de comunicar o transmitir los valores y las manifestaciones culturales y artísticas en el correr del tiempo, es también la manera más sencilla y directa de hacer la historia. “La tradición, por ser historia viviente y comunal, tiene una dimensión humana, una dimensión social, una dimensión geográfica y otra temporal, y sobre todas estas cualidades, la virtud de amalgamar al hombre presente con su pasado y con su terruño. Es el hilo que teje la malla de generaciones y que da sentido, color, sabor, perfil, carácter cultural y fisonomía social”. Entre las mas reconocidas tenemos: DÍA DE REYES: Reina de la merienda familiar en la fiesta de los Santos Reyes, (6 de enero), es la Rosca la cual se acompaña con chocolate, se tiene la costumbre de quien le toque al niño tiene que organizar la tamalada el 2 de febrero aunque a decir verdad todavía hay quienes se quedan sin fiesta porque, de alguna forma hay quienes se hacen los disimulados o esconden discretamente la figurita. En pocas palabras, para eludir el compromiso "se hacen rosca". DÍA DE LA CANDELARIA: La fiesta del 2 de febrero se enlaza en México con la tradicional Rosca de Reyes. A quienes les tocó el niño deberán presentarlo en el templo. Para ello, habrán de engalanarlo y comprar los ropones y los tronos para aposentarlo.
Después de la misa, se finaliza la fiesta con la merienda de los compadres, en la cual se sirve una tamalada.

CUARESMA: En este ciclo gira la liturgia cristiana por lo tanto en lo que se refiere a la tradición culinaria cuaresmeña, está dominada por dos elementos rituales: el ayuno y la abstinencia. El ayuno, porque obliga a la realización de un solo alimento, es la comida principal del día; en cuanto a la abstinencia, como su nombre lo indica, está prohibido el uso de las carnes en todas sus variedades, pero no el de los vegetales y los pescados, los cuales pueden ser ingeridos en toda su variedad.

PASCUA: Al terminar el ciclo religioso de la Cuaresma y Semana Santa, tiempo de recogimiento, ayuno y abstinencia, comienza el "Ciclo Pascual", que también dura cuarenta días, pero es tiempo que todo es alegría y esperanza. Es por eso que la auténtica costumbre ha derivado en regalar dulces y postres autóctonos, así como las meriendas con sus chocolates.

DIA DE MUERTOS: La tradición es permanente, pero aparece con mayor vigor los días 1 y 2 de noviembre de cada año. En esta no puede faltar la tipica ofrenda que puede contener fruta, pan, conservas, tamales, mole, dulces, el tradicional pan de muerto; flores, veladoras, imágenes de santos y fotografías del o los difuntos, además de banquitos o sillas para que lleguen a comer los espíritus. También se colocan sus pertenencias en vida: ropa, cigarros, botellas de licor, etc. Después de la celebración, los familiares e invitados se reúnen tradicionalmente para comer lo que "los muertitos dejaron" en la ofrenda, teniendo así un nuevo motivo para celebrar.

POSADAS: Las posadas son festividades creadas con la intención de despertar la expectación hacia el nacimiento de Jesús. Por eso, se realizan durante nueve días que, según la tradición religiosa, representan los nueve días del 16 al 24 de diciembre, la petición del abrigo y calor humano que María y José hicieron en la espera del advenimiento del Niño Jesús. La posada es una fiesta comunitaria que se llena de colorido con los cantos de letanías y villancicos, rompimiento de piñata y todo un variado conjunto de platillos, dulces y ponches. En las posadas es característico degustar: ponche, mole, dulces, tamales, y las colaciones; además de la fruta contenida en las piñatas.

NOCHEBUENA Y NAVIDAD

AÑO NUEVO

7.2.4 GASTRONOMIA
La cocina mexicana es una de las más ricas, elaboradas y populares del mundo.

La comida mexicana tradicional se transmite de generación en generación, por lo que las recetas más típicas y sabrosas lejos de olvidarse se han ido enriqueciendo con el paso del tiempo, hasta el punto de que la cultura culinaria ha dado lugar a una nueva cocina mexicana, caracterizada por sofisticados platos presentados con un mimo exquisito pero que no se han alejado de la sapiencia popular. En México las cocinas más reconocidas son las de los estados de Puebla, Oaxaca y Yucatán, y en menor grado, pero también característica, la de Veracruz. En general son cocinas criollas, diferentes de las caribeñas, un litoral donde también tiene un sabor característico.


En general, el desayuno tiene lugar hacia las 7 de la mañana y se mantiene como una de las comidas más fuertes y completas del día. Sobre el mantel se pueden degustar platos tan variados como los típicos chilaquiles que pueden acompañarse de pescado o carne, las tortitas de maíz o los huevos a la mexicana con chile y cebolla. Y para terminar nada mejor que un refrescante jugo de naranja y una taza de café al más típico estilo mexicano, es decir, intenso y con un toque a canela. Para aquellos que no son amigos del desayuno fuerte puede esperar a degustar estos platos en el almuerzo, o inclinarse por probar los tamales rellenos para todos los gustos: de cerdo, de gallina, vegetal, el atole.Es ligeramente espeso, y aunque es típico, no es de consumo cotidiano en las ciudades.

La comida se suele servir entre la una y las cuatro de la tarde y tiende a ser más abundante que en otros países. En general consta de un primer plato bastante suave y ligero que suele componerse de caldos típicos como el tlalpeño (un caldo a base de pollo y garbanzos) o el sudado (una sopa de camarones y moluscos), o de una ensalada, cuya variedad de ingredientes la convierten en un plato muy refrescante y realmente original. Los segundos platos en cambio resultan bastante más contundentes y entre ellos se encuentra uno de los más típicos de México, el pollo con mole blanco, que contiene ingredientes tan variados como almendras, chocolate, chile, ajo, pimienta, plátano... Del mole, existen muchas variedades. De los más conocidos es el mole poblano, originario de la ciudad de Puebla. Es de chiles secos, almendras, chocolate, especias. Su sabor es dulzón, y efectivamente el típico es con pollo. Del Estado de Oaxaca es típico el mole negro, el más conocido, aunque también están el rojo, el amarillo y el verde. En este Estado se utiliza mucho la hierba llamada Hoja Santa o Acuyo, de sabor ligeramente anisado. Otro de los platos que no se puede perder un visitante son los famosos "burritos", tortitas de harina rellenas de casi cualquier tipo de alimento guisado. Pero si se prefiere tomar un buen plato de pescado o marisco, la cocina mexicana también nos ofrece gran variedad de posibilidades. Entre ellos destacan el huachinango servido con diferentes salsas o la langosta y los camarones al mojo de ajo. Y de postre, nada mejor que un buen dulce, como el jamoncillo de leche, los flanes típicos, o cualquier tarta o helado.

La merienda es el momento del día en el que se degustan alimentos tan variados como el chocolate a la española o los antojitos, en los que se engloban platos como las enchiladas, las quesadillas o los tacos. La cena tiene lugar generalmente hacia las ocho o nueve de la noche y normalmente está constituida por un plato único que consiste en tortitas, queso o chorizos, que en algunos casos se acompaña de una taza de chocolate y un trocito de pan dulce.

A lo largo del día se puede disfrutar de cualquiera de estas comidas en numerosas cafeterías o en puestos callejeros en los que degustar los más típicos antojitos.
El intenso sabor de los platos, se presta al acompañamiento con una refrescante y suave cerveza mexicana. La variedad es enorme, pero si se prefiere el vino como acompañamiento, en México también existen algunos de alta calidad. El tequila es también sin duda la bebida mexicana por excelencia y normalmente se toma a la hora del aperitivo.

Y esto es un probadita de la inmensa variedad de platillos que Mexico tiene para ofrecer a toos a quellos que deseen probar de su exquisito sabor.

7.2.2 MÚSICA Y DANZA
Las canciones y danzas folclóricas características de las diferentes regiones del país son acompañadas por diversos tipos de conjuntos musicales, donde el principal instrumento es la guitarra. Originaria de Jalisco es la banda de mariachis, formada por los siguientes instrumentos: dos violines, dos guitarras de cinco cuerdas y un guitarrón o bajo, y habitualmente un par de trompetas. Suelen interpretar la ranchera, canción cuyos temas varían, aunque siempre se abordan aspectos románticos. En la región de Veracruz, el conjunto musical característico está compuesto por un arpa y dos guitarras. Las marimbas son instrumentos musicales típicos del sur. La música norteña se interpreta con acordeón, redova, guitarra y contrabajo. El corrido, una balada folclórica narrativa en rimas de cuatro versos que se deriva de la romanza española, es probablemente la mayor contribución de México a la música folclórica de América, también como poesía folclórica. Otras danzas son el danzón, el cha-cha-cha, la sandunga, la jarana y el jarabe tapatío. Intérpretes y compositores famosos de la música mexicana son, entre otros: Agustín Lara, Jorge Negrete, Pedro Infante, Chavela Vargas, Lucha Reyes, Miguel Aceves Mejía, Armando Manzanero y Los Panchos.



TABASCO
Tierra tropical de orígenes olmecas y de pobladores mayas y mestizos principalmente. Sus bailes se caracterizan por el uso de la marimba y los tambores, entre estos bailes se encuentran los zapateados, las chuchacas y las cumbias, los cuales muestran la alegría por la obtención de la cosecha de plátano, coco, café y caña de azúcar, así como la petición y agradecimiento a los santos patrones de las poblaciones del lugar. Entre las fiestas más importantes de Tabasco están la de San Pedro, San Isidro, la Candelaria, la Santa Cruz y las fiestas patrias.


YUCATAN


Los bailes yucatecos surgen en las fiestas que los españoles realizaban en el siglo XVI por los primeros productos del ganado, en donde estos ejecutaban bailes como "la Jota", siendo imitados por los indígenas. De ahí surgen las denominadas "Vaquerías" en donde se desarrollan bailes como las jaranas, los jarabes, los toros, etc., e inician con un recorrido por las principales calles de ciudad donde se realizan para terminar en la madrugada bailando "El Toro Grande".


GUERRERO (COSTA CHICA)


Esta es una de las regiones del Estado que abarca toda la costa desde Acapulco hasta Oaxaca; de población amuzga, mixteca y afromestiza principalmente. Entre los géneros musicales del lugar se encuentran el corrido, el palomo, el zapateado, el jarabe, la zamba y la chilena; estos
dos últimos ligados a la chilena costeña, llamadas chilenas por la influencia de los bailes que realizaban los marinos de Chile en el puerto de Acapulco.

7. Ideología y Expresiones de la cultura mexicana moderna - Turismo y Cultura

VERACRUZ


Veracruz además de caracterizarse por sus danzas rituales, es rico en sus bailes mestizos que tienen su origen en la época colonial. El son veracruzano deja ver su influencia española en los "zapateados" que tienen el ritmo de los bailes españoles denominados "sevillanas" y "peteneras". El vestido de la mujer tiene influencia de los vestidos que usaban las mujeres europeas del siglo XVI que llegaban al puerto de Veracruz. Veracruz cobra vida durante las festividades que se inician con el Carnaval celebrado entre fe brero y marzo.



DANZA AZTECA

La danza azteca encierra la sabiduría que los mexicas tenían del equilibrio y superación espiritual del hombre y su relación con la naturaleza, danza llamada "macehualiztli" o de merecimiento. Después de la conquista estos
7. Ideología y Expresiones de la cultura mexicana moderna - Turismo y Cultura conocimientos fueron rescatados por sabios indígenas descendientes de la nobleza prehispánica, quienes bajo el sincretismo de la religión católica y la cosmovisión indígena dieron origen al danzante Conchero, quien ocupa la Concha y el zinzin (instrumentos de cuerda) en 1524. Don Fernando de Alva Ixtlilxóchitl descendiente de Netzahualpilli unió y dio jerarquías militares en Tlaxcala a los herederos del conocimiento de la danza entre 1579 y 1590. En 1943 el capitán de danza Manuel Pineda rescata los conocimientos mexicas que guardaban los Concheros y retoma el nombre de "Danza Azteca", ocupando de nuevo instrumentos como el huéhuetl, el teponaxtli, el tlalpizalli y las insignias aztecas. Los pasos y danzas varian en simbolismo según la representación de cada una, por ejemplo, la danza Quetzalcoatl contiene giros que representan el viento, pero asu vez el espíritu así como al planeta Venus, hay danzas de respresenta alguna leyenda y origen divino del sustento del hombre como la danza Tezcaltipocatl o cojito, que simboliza el origen del maíz.

7.1.4 VALORES Y TRADICIONES DE LOS DIFERENTES GRUPOS POBLACIONALES

El desarrollo social en el horizonte de finales del siglo, condensa atributos de universalidad y diversidad; de interrelación de las dimensiones económica, social y cultural; de aspiraciones de cooperación con equidad y de paz y progreso conjunto entre los Estados. La crisis de los paradigmas del desarrollo, ha dado lugar a que cada sociedad perfile su destino en consonancia con sus estructuras organizacionales, recursos, experiencia histórica y valores: replanteándose la participación de la sociedad civil en la construcción e integración de Estados modernos, democráticos, eficaces y activos.
En efecto, de manera general las estrategias anticrisis insisten en la necesidad de retomar el debate sobre los objetivos del Estado moderno y, en especial, del rol que les corresponde a los actores políticos para mejorar los instrumentos de la gobernalidad social. Cada vez con mayor frecuencia se multiplican los esfuerzos e iniciativas para que las probables estrategias de afectación a esta problemática, tengan como un componente fundamental la plena comprensión e identificación de los constituyentes simbólicos y axiológicos de la identidad cultural en los niveles local, nacional y regional.grupos poblacionales
En América Latina, los intercambios y relaciones cordiales entre sus pueblos, son realidades tangibles que sobrepasan los límites políticos; y, en gran medida es acertado afirmar que la conciencia de latinoamericanidad se ha extendido en los países a partir de la valoración del acervo cultural y las aproximaciones protagonizadas por intelectuales, agentes y actores culturales. El ámbito cultural lejos de haber tenido un desarrollo lineal, expresa de manera ilimitadamente diversa la trayectoria histórica de nuestras sociedades, constituyéndose, posiblemente, en el espacio más propicio para el entendimiento mutuo entre países y naciones, dentro de la tolerancia y respeto de sus diferencias.
Quizá sea porque a partir de la cultura se establece la distinción entre hombre y naturaleza, o quizá porque, con base en la cultura, es que se generan no sólo las pautas que permiten el acuerdo entre los hombres, sino también las pautas que provocan el desacuerdo, el campo cultural es polisémico, misterioso, y difícil de entender. Comprender la cultura no sólo en abstracto, sino en sus relaciones concretas, que cristalizan en la cotidianidad se vuelve un elemento importante, ahora más que antes ya que el proceso de transformación que ha experimentado México en los últimos años, particularmente desde 1980 con la redefinición del modelo económico, ha derivado en profundas modificaciones de las estructuras de la sociedad mexicana, y estas modificaciones no sólo están en el nivel económico o político, sino que son formas de vivir, de amar, de dormir, de comer, de recreación, de relacionarse con los demás individuos y por supuesto de producir y consumir. Pensamos que la metamorfosis más notoria en la formación social mexicana se ha experimentado en la estructura cultural, al darse una serie de cambios, tales como los operados en las identidades basadas en las nuevas formas de consumo, por ejemplo; o bien los derivados de la adopción de nuevos modelos para la productividad en las empresas, que basan su desarrollo en una carga valorativa que aparentemente se mueve en ejes diferentes a los propios de la cultura mexicana. Así pues, el estudio de la cultura desempeña un papel fundamental para entender la formación y el futuro de las entidades comerciales y los objetivos que habrán de alcanzar, así como las decisiones fundamentales respecto del mercado, los clientes, los productos y los mecanismos de comunicación, y por supuesto las formas de consumir de una sociedad. En el presente artículo, habremos de referirnos a la complejidad del fenómeno cultural y en los mercados en particular. Uno de los puntos que intentamos desarrollar en este trabajo tiene que ver con el examen del mercado, el cual es cada vez más complejo, sobre todo si observamos los distintos fenómenos que acompañan al fin de siglo: la globalización, la importación de nuevos patrones de consumo o bien el surgimiento de nuevos segmentos de GRUPOSmercado con necesidades especificas y diferenciadas. Pero para abordar el mercado y las formas de consumo de éste, primeramente hablamos sobre lo que entendemos por cultura; adentrarnos a este tema ha sido trabajo arduo y difícil por complicado, más sumamente interesante. No podíamos dejar de lado esta discusión –especialmente si nuestra hipótesis de trabajo es que el consumo es un fenómeno permeado por la cultura–. Pensamos en la cultura como un sistema de significados y símbolos colectivos; como un sistema de conocimiento aprendido para juzgar, percibir, creer, evaluar, actuar, y partimos de suponer que el entorno de los individuos se encuentran en constante cambio y que éste forma parte del entorno cultural de los individuos. Una forma de articularnos con ello es a través del consumo, de ahí que hablamos en el documento del mercado como un espacio privilegiado de articulación entre realidades culturales y la práctica concreta de los individuos. La idea de la vida en constante cambio se traduce en consumo incesante y renovado, de productos, estilos de vida y modas. Estos son valores culturales que juegan en el mercado y tienen una función específica: dinamizarlo. Quizá no deberíamos mencionarlo por lo obvio, pero creemos necesario aclarar que este trabajo aún está en cierne, por lo cual todo lo presentado aquí no es nuestro pensamiento final, ese se construye en el camino de la investigación y en el mismo se modifica.

7.2 EXPRESIONES CULTURALES

En la ciudad de México la modernidad convive con las costumbres y tradiciones de sus pueblos originarios y de aquellos inmigrantes que han enriquecido, con su cultura, la de la capital. Prácticamente todos los días alguna localidad de la capital astá celebrando alguna festividad comunitaria, que puede ir desde las cívicas ceremonias del Día de la Independencia en el Zócalo, o la escenificación de la Batalla de Puebla en el Peñón de los Baños, hasta las ferias patronales que se celebran lo mismo en los pueblos que fueron integrados a la marcha urbana que en los nuevos fraccionamientos urbanos. En Milpa Alta, por poner un solo ejemplo, el calendario de festividades populares llega hasta el número de 700 festejos al año, qen cuya participación intervienen tanto las estructuras sociales tradicionales como las autoridades locales[1]. Algunas de estas celebraciones populares llegan a congregar a millones de turistas, provenientes de México y el extranjero. Tal es el caso de las peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe[2], la representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa[3] o la celebración del Día de Muertos en San Andrés Míxquic[4]. De modo paralelo a estas tradiciones centenarias en el Distrito Federal, la inmigración del interior de la República Mexicana ha propiciado que, por ejemplo, en la capital sea posible asistir a una Guelaguetza sin necesidad de trasladarse a Oaxaca de Juárez.
Pero el Distrito Federal no es ajeno a las transformaciones culturales que acompañan la globalización de finales del siglo XX y principios del XXI. El proceso de modernización de la capital favoreció la incorporación a la cultura local de costumbres que podrían parecer chocantes a los puristas del folclore, como la presencia del Halloween al lado de los altares de muertos; los grafitis en numerosos muros de las calles de la ciudad; o bien, las incontables reelaboraciones del rock que han tenido en grupos como El Tri o Café Tacvba, o en compositores como Rodrigo González a algunas de las más genuinas expresiones de la música urbana capitalina. Casi ninguna de las expresiones modernas de la cultura popular capitalina ha logrado desplazar del todo a las antiguas expresiones populares, sobre todo a partir del fomento estatal —tanto desde el nivel federal como desde el capitalino— a las culturas e identidades comunitarias y tradicionales.



7.2.1. ARQUITECTURA Y URBANISTICA
En casi toda la República Mexicana existen ejemplos de arquitectura virreinal española construida en estilos gótico, plateresco, clásico y barroco, algunas veces decorados con motivos autóctonos. A finales del siglo XIX y principios del XX, primero durante el corto régimen del emperador Maximiliano I de Habsburgo (1864-1867) y después bajo la presidencia de Porfirio Díaz, se introdujo en la capital el esplendoroso estilo francés del Segundo Imperio. Díaz también encargó la decoración del palacio de Bellas Artes, que se dio por terminado en la década de 1930. Desde 1945 se ha dado en México un renacimiento en la arquitectura que ha atraído la atención de todo el mundo. Los nuevos edificios construidos para la Universidad Nacional Autónoma de México, diseñados por un grupo de artistas y arquitectos bajo la dirección de Carlos Lazo, se distinguen por los murales exteriores de mosaico, obra del arquitecto y pintor Juan O’Gorman. Otro arquitecto mexicano, Félix Candela, creó el sumamente original domo de concreto (cúpula de hormigón armado) para el Palacio de los Deportes, sede emblemática de los Juegos Olímpicos de 1968, mientras que Pedro Ramírez Vázquez diseñó el Museo Nacional de Antropología y el Estadio Azteca, entre otros. Lo complejo del periodo porfiriano (1876-1911) se ve reflejado en la arquitectura de su tiempo que abarca, desde finales del "romanticismo" hasta el "modernismo". La Ciudad de México al ser la capital de la Republica va a manifestar más claramente el proceso, las tendencias y condiciones dentro de las cuales se desarrolló la arquitectura de esta singular época y que refleja las contradicciones de la sociedad porfiriana. El Eclecticismo, la permanencia de esquemas y gustos académicos provenientes de las Escuelas de Bellas Artes europeas, que influyeron tanto durante el Neoclásico, la necesidad y el deseo de una buena parte de la sociedad por el "revival", y al mismo tiempo su interés por integrarse a la modernidad del "nouveau", junto con el deseo "nacionalista", basado en la interpretación y el "renacimiento" de lo prehispánico, retratan claramente, el desarrollo y evolución de una sociedad que con gusto, a cambio del "progreso" se sometía a una dictadura.
La capital manifestó su crecimiento desde 1890 extendiéndose hacia el barrio de Santa Maria la Ribera, al poniente y hacia Arcos de Belén al sur. De 1895 a 1905 la actividad constructiva se acrecentó haciendo evidentes los profundos y favorables cambios que se producían en el habitad de la burguesía capitalina y los edificios institucionales y privados, en contraste con el empeoramiento de las viviendas de las clases bajas. Si bien el régimen porfirista intentó dar gran esplendor a la ciudad de México pretendiendo dotarla de la infraestructura necesaria para la gran urbe, en los barrios bajos, zonas viejas del centro de la ciudad y las zonas pobres de algunos barrios, el hacinamiento, la miseria y la insalubridad de las viviendas proliferaban velozmente.

"Las mansiones señoriales y nobiliarias de la época virreynal, habían perdido para muchas gentes el valor y la nobleza que habían dado fama a la capital un siglo antes, siendo calificadas de "severas y tristes". Así, las familias que las habitaban, se desplazaron hacia las nuevas colonias que ofrecían la posibilidad de una vida más "moderna". Por tales razones, muchas de estas mansiones pasaron a ser casas multifamiliares a las que por su nuevo carácter colectivo se les añadieron muros, pisos y otros espacios, para que en ellos pudieran habitar el mayor numero de personas, fomentándose con esto el hacinamiento, la promiscuidad y la falta de higiene de sus habitantes, y al mismo tiempo la mutilación y destrucción, en muchos casos, de los edificios virreinales. Esto trajo como consecuencia inmediata, el completo abandono de estos barrios que, en poco tiempo, se propago también a sus edificios y a sus habitantes.

Paralelamente, tanto la aristocracia como el gobierno, emprendían la erección de grandes y monumentales construcciones: refinadas residencias, villas y chalets; ricas y elegantes tiendas; lujosos cafés, restaurantes y teatros; imponentes almacenes y bancos, etc. El inminente ingreso de extranjeros al país y específicamente a la capital, debido a las concesiones otorgadas por el gobierno a empresas extranjeras, trajo como consecuencia inmediata, entre otras, la construcción de un gran numero de viviendas para albergarlos. Por esto, se fundaron nuevos barrios en los cuales la alta burguesía nacional compartió el espacio urbano con ingleses, franceses, italianos y norteamericanos, por lo que estos barrios se les llamo "colonias". Surgieron entonces la colonia Santa María la Ribera (que aunque fundada en 1861, fue durante los primeros años del porfirismo cuando comenzó su verdadero auge), la Guerreo (1874), San Rafael (1882), Cuauhtémoc (1890), Juárez (1898), y la Roma y Condesa (1902.) Muchas de estas colonias poseían amplias avenidas y banquetas arboladas, que permitían pasear a la sombra y admirar, al mismo tiempo, hermosos jardines y residencias de diversos "estilos" que comenzaban a dar a la ciudad un carácter de "modernidad" que la colocaba a la altura de algunas ciudades europeas.

Varias fueron las razones que determinaron la creación arquitectónica de este periodo: la influencia de los nuevos estilos que imperaban en Europa a principios del siglo, al igual que algunos factores culturales diversos entre los que destacan el europeismo principalmente que fueron interpretados como símbolo de "status", de distinción y "modernidad"; el cambio en la economía del país, junto con la aparente estabilidad política y social; La introducción de nuevas y revolucionarias técnicas de construcción, fueron algunas de las más importantes.

El eclecticismo

Por lo prolongado del período porfiriano, encontramos que no existe, en realidad, una doctrina arquitectónica única y definida en cuanto a repertorios formales y organización de los espacios; sin embargo podemos establecer un común denominador en ella: la importación de todo extranjerismo. Hay que considerar que los arquitectos que se establecieron en nuestro país: franceses, belgas, italianos, ingleses y norteamericanos, contribuyeron a la diversificación de los esquemas arquitectónicos, ya que pertenecían a diferentes tendencias: eclécticos, historicistas, y seguidores del nouveau, fundamentalmente.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que muchos arquitectos mexicanos de aquella época, habían recibido su formación profesional en Europa o en los Estados Unidos de Norteamérica, o bien provenían de la Escuela de Arquitectura dependiente de la Academia Nacional de San Carlos en la cual, lógicamente, recibieron una formación también europea. Desde tiempos de Santa Anna fue común enviar a jóvenes mexicanos a hacer sus estudios a Europa; por ejemplo Juan y Ramón Agea fueron enviados por el propio Santa Anna a estudiar a Roma, regresando en 1846 e introduciendo por primera vez los Tratados de Reynaud y Viollet-Le Duc. Antonio Rivas Mercado, estudió asimismo en Inglaterra y posteriormente en la Escuela de Bellas Artes de Paris, regreso a México en 1879 y fungió como director de la Escuela Nacional de Bellas Artes a partir de 1903.

Entre los arquitectos extranjeros que vinieron a nuestro país durante el porfiriato tenemos por ejemplo:
7. Ideología y Expresiones de la cultura mexicana moderna - Turismo y Cultura
  • Adamo Boari.
  • Emilie Benard.
  • Máxime Roisin.
  • Silvio Contri.
  • Ernest Brunel.
  • Luis Long.
Siendo italiano el primero y franceses los últimos; los tres vinieron a México en 1897, con el motivo del concurso internacional para el proyecto del Palacio Legislativo y todos ellos fueron formadores de posteriores generaciones de arquitectos: los dos primeros como profesores en la Academia, y el último como creador de un taller propio que funciono hasta 1914. Así, dentro de los discípulos de Boari tenemos a:
  • Manuel Ortiz Monasterio.
  • Bernardo Calderón.
  • Ignacio Marquina.
  • Federico Mariscal.
Muchos otros arquitectos extranjeros, se dedicaron a construir solamente: Lemos y Cordes, arquitectos norteamericanos, por ejemplo, construyeron los edificios de la Casa Boker (1898) y la Mutua (1900); Silvio Contri, italiano proyectó el edificio para la Secretaria de Comunicaciones (1906); Ernest Brunel, frances, el mercado de Guanajuato (1904-1910); Luis Long, suizo, el Palacio de Gobierno de Guanajuato, etc. Consecuentemente la variedad de "estilos" arquitectónicos es una característica más connotada de este período estos, sin embargo casi nunca fueron trabajados a la manera del historicismo arquitectónico, sino siguiendo al movimiento ecléctico.
Es común entonces encontrar reunidos en un solo edificio, elementos arquitectónicos y ornamentales neoclásicos, neogóticos, neorrománicos, neomudejares, neoplaterescos, del nouveau, e inclusive indicios de lo que fue llamado "renacimiento mexicano", movimiento prenacionalista que pretendió dar vida a una arquitectura basada en lo prehispánico y que surgió a raíz de los hallazgos arqueológicos de Leopoldo Batres. Respecto a este movimiento, Adamo Boari manifestó que las formas arquitectónicas propias de un pueblo debían utilizarse en la arquitectura pero "renovadas y modernizadas". En congruencia con este pensamiento utilizo elementos indígenas, tanto en su proyecto a un monumento a Porfirio Díaz (1900, no realizado) como en el Teatro Nacional (1904-hoy palacio de Bellas Artes), en donde "Boari trató de hacer un Art-Nouveau ‘mexicaniza’, por lo cual asoman en muchas partes cabezas de tigre y coyotes y unas poderosas serpientes que ondulan en los arcos de las ventanas del primer piso.

El eclecticismo se dio, tanto en los monumentales edificios institucionales y empresariales, como en residencias, villas y chalets de la aristocracia y que por moda alcanzo a la arquitectura habitacional más modesta. Algunas colonias de la época, como la Juárez y la Santa Maria la Ribera, por ejemplo, se convirtieron en un complejo catalogo de tipos arquitectónicos que se sucedían y entremezclaban un tanto desordenadamente y que aun resultan asombrosos, desconcertantes y extravagantes si no se analizan desde una perspectiva histórica y no la meramente formal.

Ejemplos más representativos de edificios eclécticos en la CD de México.
Edificio de Bellas Artes.

Terminadas las turbulencias de la época formativa, inmediatamente posterior a la independencia, el destino de la republica Mexicana es regido por la personalidad del Presidente Porfirio Díaz. Su régimen de aquietamiento y estabilización, marca la estructuración administrativa del estado y el desarrollo de la economía del país, aun a costa del olvido de los problemas sociales importantes.

Todas las actividades se saturan de "europeismo" y la arquitectura sigue paralelamente la moda y estilos que con tanta inestabilidad se manifiestan en la misma Europa.
El eclecticismo estilístico, pueblan los edificios oficiales de las formas del gótico, de copias del templo griego o de inspiraciones de la arquitectura prehispánica. El único estilo o pseudo estilo genuino de la época el Art. Nouveau se "adopta en una construcción tan importante como el " Palacio de Bellas Artes", enorme masa de mármol blanco seguramente el edificio más acabado en su estilo en todo el mundo.

El proyecto fue realizado por el arquitecto italiano Adamo Boari, quien diseñó un edificio que incorporaba los avances tecnológicos de los mejores teatros de la época. El edificio se caracterizaba por organizar las salas en torno a un gran hall, rematado por una triple cúpula situada entre el vestíbulo y la sala de espectáculos. Esta sala tendría forma de embudo, para lograr así los mejores efectos acústicos y visuales. Su cupo sería de 1791 personas distribuidas entre palcos aislados, generales, lunetas y galerías. También contaría con un palco presidencial, situado exactamente a media sala, con dos elevadores privados y un gabinete de aseo.

Originalmente la construcción del edificio duraría cuatro años, pero se fue alargando a causa de los hundimientos del terreno y del movimiento armado de 1910. Hacia 1915 era poco lo que se hacía; Boari deja el país en 1916 y a lo largo de los siguientes tres lustros se hicieron algunos trabajos de poca envergadura, hasta que se reinician las obras en 1932, bajo la dirección del arquitecto mexicano Federico Mariscal, quien las concluyó totalmente en marzo de 1934.

No se puede dejar de mencionar la famosa cortina de mosaicos de cristal sobre lámina de acero, realizada por Tiffany Studios de Nueva York. Esta impresionante obra, que representa una vista del valle de México, está hecha con más de un millón de piezas de cristal opalescente, cuya elaboración tardó casi dos años y es única en el mundo por su mérito artístico.
En el interior del hall y de la sala, Federico Mariscal aplicó un revestimiento de diversos mármoles nacionales y una espectacular decoración art dèco realizada en París por la casa Edgar Brandt, que incorpora motivos mexicanos, como mascarones mayas en acero y cactáceas en bronce.



7.2.3 ARTES PLASTICAS

Desde el Período Preclásico los pueblos que vivieron en las inmediaciones del lago de Texcoco produjeron numerosas obras de arte, algunas de las cuales son resguardadas en instalaciones como el Museo Nacional de Antropología, el Museo del Templo Mayor y varios museos comunitarios que se localizan en varias partes de la capital. Predominan las piezas de alfarería y lapidaria, pues desafortunadamente muchos ejemplos de la iconografía precolombina fueron destruidos por los españoles.
Después de la conquista tuvo lugar en el valle de México y en muchos otros sitios de la Nueva España un mestizaje fabuloso que hizo perdurar ciertos rasgos de la iconografía indígena, aunque ya fusionada con otros que fueron traídos de Europa por los españoles. Ejemplo de ello son manuscritos como la Tira de la Peregrinación, el Códice Badiano o el Códice Florentino, ilustrados por maestros indígenas que fueron educados en instituciones cristianas como el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco. En muchos edificios del primer siglo de la Colonia que aún se conservan en el Distrito Federal es posible observar ciertos rasgos que hablan del proceso de mestizaje cultural nacido con el encuentro de América y Europa. Así, por ejemplo, en templos como la Catedral de Xochimilco, la parroquia de San Pedro de Tláhuac y otros, es posible advertir glifos indígenas entreverados en los relieves que decoran los muros de esos sitios.
Durante la Colonia, el arte religioso fue la vertiente dominante en la creación plástica de la Ciudad de México. Ejemplos de ello abundan en los muchos edificios coloniales que existen la ciudad, siendo de especial importancia la Catedral Metropolitana, que resguarda excelentes retablos obra de Juan de Rojas, Juan Correa e incluso un óleo atribuido a Murillo. Desafortunadamente, la Catedral de México ha sido objeto de saqueo y destrucción. Lamentable fue el incendio de 1967, que dañó gravemente el Retablo de los Reyes, el Altar del Perdón y cuarenta y siete sillas del coro catedralicio[13]. Además del arte religioso, de la Colonia proceden otras piezas de escultura y pintura de índole secular. Entre ellos hay que señalar la escultura ecuestre de Carlos IV de España, mejor conocida por los capitalinos como El Caballito. La pieza fue realizada en bronce por Manuel Tolsá y se encuentra actualmente frente al Palacio de Minería, en la plaza que lleva el nombre del escultor y arquitecto valenciano[14]. También de la Colonia son los numerosos ejemplos de pinturas de castas cuadros retrataban los estereotipos de los diversos estamentos en que se dividía la sociedad de aquellos años.
Durante el siglo XIX sobresale la obra de la antigua Academia de San Carlos, centro formador de artistas plásticos de la Ciudad de México. La Academia de San Carlos —fundada en el virreinato y antecedente de la actual Escuela Nacional de Artes Plásticas— formaba a arquitectos, escultores y pintores. Varias obras de los estudiantes del establecimiento forman en la actualidad parte del acervo de la Academia y el Museo Nacional de San Carlos. Entre ellos se encuentran bocetos de proyectos pictóricos, escultóricos o académicos, casi siempre de influencia neoclásica[15]. Algunas reproducciones en yeso de esculturas griegas y romanas se encuentran en los patios del viejo edificio de la Academia. Mención aparte merece José María Velasco, mexiquense egresado de la Academia de San Carlos y considerado uno de los grandes paisajistas mexicanos del XIX. Velasco produjo una serie de ocho cuadros sobre el Valle de México que registran el paisaje de la ciudad de México y sus alrededores durante la segunda mitad del siglo XIX.
Durante el Porfiriato, la actividad plástica había recibido una fuerte influencia francesa. Pero a despecho de ese estilo favorecido el dictador Díaz, se popularizaban géneros menos académicos como la caricatura y la ilustración de folletos y libros. En ese sentido, hay que señalar que ya desde el gobierno de Benito Juárez habían surgido periódicos notables por sus sátiras iconográficas, que a pesar de ser bastante mordaces, fueron tolerados por el gobierno federal. No corrieron la misma suerte los periódicos críticos del porfiriato, perseguidos hasta su extinción. Entre los más notables estaban El hijo de El Ahuizote, sucesor de aquél Ahuizote que tanto criticó el gobierno juarista[16]. Además hay que llamar la atención a la obra de grabadores como Manuel Manilla y desde luego, José Guadalupe Posada, que se hizo famoso por sus personajes calavéricos, entre los que La Catrina quizá sea uno de los más conocidos.
Después de concluida la Revolución, floreció en la Ciudad de México un estilo picrtórico conocido como Muralismo. Entre sus máximos exponentes están José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera. La obra de los muralistas estaba imbuida de la necesidad de crear un arte público que sirviera para educar al pueblo de México —que por aquel tiempo era ampliamente analfabeta—, pero también se acusa en ellos una fuerte inclinación hacia el marxismo y la crítica hacia el oficialismo que les valió —con la excepción de Rivera— ser despedidos por José Vasconcelos (titular de la secretaría de Educación Pública que fungía como mecenas de los muralistas) luego de la terminación de los murales del Palacio Nacional[17] Relacionada con Rivera está la figura de la coyoacanense Frida Kahlo, pintora autodidacta cuya obra tiene una fuerte vocación nacionalista. A finales de la década de 1930, el muralismo mexicano se encontraba en una época de apogeo, y a ellos se sumó la obra de otros artistas de vocación también socialista como Leopoldo Méndez, grabador veracruzano que apoyó en el Distrito Federal la formación del Taller de Gráfica Popular, diseñado para que la gente de las clases trabajadoras pudiera adquirir formación artística[18]. A los pintores mexicanos se sumaría en 1941 la catalana Remedios Varo, que con otros españoles inmigrados por aquella época enriqueció la cultura del Distrito Federal y de todo México.
En la segunda mitad del siglo XX hubo un rompimiento con la plástica asociada al triunfo de la Revolución. Encabezaron esta ruptura figuras como José Luis Cuevas, quien optó por un estilo modernista, desapasionado de la política en oposición a sus colegas muralistas. La obra de Cuevas abarca la escultura, el dibujo, la pintura y el grabado. Asimismo incursionó en la teoría del arte, con la publicación de La cortina de nopal: carta abierta sobre la conformidad en el arte mexicano en el que resume su crítica contra el arte nacionalista. Al mismo tiempo, la escultura —que había quedado relativamente a la sombra en comparación con la pintura— recobró nuevos bríos, alejándose del hieratismo de obras como el Monumento a la Madre, de Monasterio; para inclinarse primero por la abstracción geométrica —como en El Caballito, de Sebastián— y luego por formas más libres y conceptuales.


7.2.6. Cine, televisión, Radio, Medios informáticos

cine

A principios de los años sesenta, una nueva generación de críticos de cine mexicanos comenzó a hacer notar públicamente la necesidad de renovar las prácticas de una industria moribunda.
A diferencia de otros tiempos, los críticos de los sesenta no se sentían obligados a defender al cine mexicano por un simple nacionalismo. Lo realizado en Europa y otras latitudes colocaba al cine de nuestro país en un lugar muy desventajoso.
El público también había cambiado. Con más acceso a otros productos fílmicos y a la televisión, la clase media había abandonado al cine mexicano en favor de las películas hollywoodenses. Sectores de la población más sofisticados preferían las novedades de la vanguardia europea.
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inició en los años sesenta un importante movimiento en favor del cine de calidad. La UNAM fue pionera en la creación de cineclubes en México y en 1963 fundó el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), primera escuela oficial de cine en nuestro país.
Dentro de ese panorama, surgió en México una importante corriente de cine independiente, cuyo primer antecedente había sido la experiencia de Raíces (1953). Un grupo de jóvenes críticos mexicanos y españoles -siguiendo un poco el ejemplo de sus colegas franceses- iniciaron este movimiento con la filmación de En el balcón vacío (1961), de Jomí García Ascot.
La experiencia de En el balcón vacío (1961) alentó la celebración, en 1965, del Primer Concurso de Cine Experimental de largometraje, convocado por la industria cinematográfica. De este concurso - y del segundo, en 1967- salieron nombres como Alberto Isaac, Juan Ibáñez, Carlos Enrique Taboada y Sergio Véjar, quienes desarrollarían parte importante de su carrera en los años setenta y ochenta



television
1990
NUEVO PROYECTO SATELITAL: Ante la proximidad de la finalización del periodo de vida útil del satélite Morelos I, prevista para 1994, y la inminente saturacion del Morelos II, cuyo lapso de utilización llegará a su término en 1998, el gobierno de la república da a conocer, el 28 de julio, su proyecto de ubicar en el espacio un nuevo sistema de satélites, también integrado por dos artefactos, que llevará el nombre de Solidaridad y cuya vida útil será de 14 años Se anuncia que el primero de los satélites será enviado al espacio en 1993.
TV DE ALTA DEFINICION: El 3 de septiembre Televisa y la Nippon Hoso Kyokai (NHK) de Japón dan a conocer en el Centro de Postproducción de Televisa San Angel, la realización de exitosas pruebas de transmisión de TV de Alta Definición (TVAD). Las pruebas se efectúan con equipo instalado en el cerro Pico de Tres Padres, ubicado al norte de la capital mexicana, a una altura de 750 metros sobre el nivel del centro de la ciudad. Televisa invierte en ese equipo 15 millones de dólares. Se utilizan las bandas de 12 y 17 gigahertz.
La TVAD tiene grandes diferencias con respecto a la televisión "tradicional". Entre ellas se cuentan: 1) la proporción de la pantalla: mientras en la TV tradicional la proporción entre las dimensiones horizontal y vertical es de 4:3, en la de Alta Definición es de 16:9, es decir, la misma proporción que se utiliza en la moderna pantalla cinematográfica que es de forma más rectangular que la pantalla normal de TV; 2) el número de "líneas de barrido": en tanto la TV tradicional emplea 525 líneas, en el caso del sistema NTSC, estadunidense, o 625, en el de los europeos SECAM y PAL, la TVAD duplica el número de líneas, lo que le otorga una mayor definición y calidad a la imagen; 3) el sonido digital, similar al del disco compacto, es otra caracterítica de la TVAD.
El 10 de marzo de 1993 la Secretaría de Comunicaciones y Trnsportes publica en el Diario Oficial una "primera notificación" dirigida a la compañia Sistema de Comunicación Televisiva de Alta Definición, S.A. de C.V., filial de Televisa, en la cual se le informa que su solicitud de concesión para operar dos canales de TVAD ha resultado favorablemente dictaminada. A pesar de haber realizado pruebas exitosas y de haber obtenido virtualmente la concesión para operar comercialmente la TVAD, Televisa, por razones técnicas y económicas, suspende el inicio de las transmisiones en formato de alta definición, las cuales, según había anunciado en septiembre de 1990, comenzarían en un lapso de 12 a 18 meses después de esa fecha.

CEMESATEL: Se crea el Centro Mexicano de Educación en Salud por Televisión (CEMESATEL), de la Secretaria de Salud, que interconecta a hospitales e instituciones de este sector mediante videoconferencias, imágenes de intervenciones quirúrgicas y programas de educación médica.

1991

DE INTELECTUALES AL PRESIDENTE: El 26 de enero un grupo de 800 intelectuales solicita al presidente Carlos Salinas de Gortari que el Canal 22 no sea vendido --como había anunciado el gobierno que lo haría-- y en cambio sea transformado en una televisora cultural. Salinas responde afirmativamente el 21 de febrero.
CONSTRUCTOR DE SATELITES: El 19 de marzo el gobierno da a conocer que el constructor de los satélites Solidaridad será la empresa Hughes Communications, también fabricante de los Morelos.
EMPRESA LANZADORA: El 19 de julio se anuncia que la empresa Arianespace ha ganado la licitación pública convocada por el gobierno mexicano y será la encargada de poner en órbita los satélites Solidaridad desde Kourou, Guyana Francesa.

1992
TELESECUNDARIA POR SATELITE: La Unidad de Televisión Educativa (UTE) inicia la transmisión de la telesecundaria y otros programas educativos a través del sistema de satelites Morelos. En 1993 pone en marcha su proyecto de transmitir teleconferencias a diversas instituciones de educación en la república.

1993
EL 22, CANAL CULTURAL: El 23 de junio sale al aire una nueva televisora cultural: el Canal 22, XEIMT. Aunque este canal operaba desde 1982 como parte del sector estatal de televisión, su transformacion en emisora cultural se remonta al 26 de enero de 1991 cuando un grupo de 800 intelectuales mexicanos publica en la prensa nacional una carta abierta dirigida al presidente Carlos Salinas de Gortari solicitándole que esa frecuencia no sea privatizada y se le destine, en cambio, a la difusión cultural.
A diferencia del Canal 11, que opera bajo el régimen de permiso, el 22 cuenta con una concesión cuyo titular es la empresa de propiedad estatal Television Metropolitana S.A. de C.V. Su primer director es el escritor José María Pérez Gay.
TELEVISION AZTECA: El 18 de julio de 1993, después de permanecer más de veinte años bajo la administración del Estado, el Canal 13 de televisión pasa nuevamente al sector privado. Junto con el 13 y su red nacional, son "desincorporados" el Canal 7 con sus repetidoras en la república y el Canal 2 de Chihuahua. Para efectuar la "desincorporación" el gobierno tiene que regularizar la situación legal de los canales, pues muchos de ellos, especialmente los de la red 7, tienen el estatuto de permisionados lo cual impide formalmente su venta debido a que la legislación de la materia señala que solamente los canales concesionados pueden cederse en operaciones de compraventa. Crea, entonces, una serie de empresas parestatales --la más grande llamada Televisión Azteca-- para que se conviertan en concesionarias de los canales que conforman las redes 13 y 7. Al final pone a la venta dos cadenas nacionales, una con 90 canales (la del 13) y otra con 78 (la del 7).
La privatización de los que fueran canales del Estado se lleva a cabo después de un largo y complicado proceso de licitación pública en donde participan cuatro sociedades empresariales y en el cual resulta elegido para efectuar la compra el grupo Radio Televisora del Centro, encabezado por el empresario Ricardo Salinas Pliego propietario de la cadena de venta de artículos electrodomésticos Elektra. El grupo adquiriente paga alrededor de 650 millones de dólares por un "paquete de medios" que incluye, además de las cadenas de televisión, la cadena de salas cinematográficas Compañía Opreadora de Teatros, S.A. y los Estudios América, ambos de propiedad estatal. En adelante, el sistema de canales que alguna vez fue conocido como Imevisión llevará el nombre de TV Azteca.

SOLIDARIDAD I: El 19 de noviembre es lanzado al espacio desde Guyana Francesa, a bordo de un cohete Ariane, el nuevo satélite nexicano Solidaridad I, construido, al igual que sus antecesores, los Morelos, por la empresa estadunidense Hughes.

1994
DTH: En marzo, Televisa anuncia su proyecto de iniciar el servicio de televisión via satélite directa al hogar, conocido como Direct to Home o DTH. Se trata de un nuevo sistema que permite la transmisión de señales de TV a los hogares directamente desde un satélite. La diferencia entre el sistema DTH y otros servicios de TV directa al hogar vía satélite es que permite transmitir audio y video digitales, es decir, el sonido tiene la calidad de un compact disc, y la imagen una definición mucho mayor que la TV normal. Además, el nuevo sistema posee la ventaja de operar con pequeñas antenas semiparabólicas con diámetros de entre 45 y 90 centímetros --en contraste con las de otros servicios que requieren parabólicas de hasta 5 metros de diámetro-- y la de tener capacidad para transmitir más de 150 canales.
Según los planes originales, el servicio se proporcionaría a través del satélite PAS III, de la empresa Panamsat, en el cual Televisa rentaría 8 traspondedores a un costo de 24 millones de dólares anuales. Se planeaba colocar en órbita este satélite a finales de noviembre o principios de diciembre de 1994.
Para noviembre de 1994, Televisa hablaba de que el servicio se iniciaría en la primavera de 1995 y de que tendría un costo de instalación de aproximadamente 700 dólares --con la posibilidad de que bajara a 500 al finalizar 1996-- y de que la renta por el servicio fluctuaría entre los 25 y los 30 dólares. El proyecto llevaría el nombre de Galavisión Latinoamérica.
Sin embargo, su iniciación se ve frustrada debido a que el satélite PAS III no puede ser colocado en órbita en diciembre de 1994. El día primero de ese mes, el cohete de la empresa francesa Arianespace que se encargaría de llevar el satélite al espacio falla en su tercera etapa y cae al mar poco después de haber despegado de su base en Kourou, Guyana Francesa. El PAS III queda destruido.
Televisa y Panamsat explican que la pérdida del satélite no reviste gravedad, pues en menos de un año se construirá un satélite sustituto. El nuevo PAS III es enviado al espacio el 28 de noviembre de 1995, casi un año después del fracaso de su antecesor, pero para entonces Televisa ya tiene otros planes en el ámbito del sistema DTH, los cuales se precisan más adelante.
SOLIDARIDAD II: El 7 de octubre de 1994, el satélite Solidaridad II es colocado en órbita. Construido también por la empresa Hughes Communications es enviado al espacio, desde Guyana Francesa, a bordo de un cohete de la compañía Ariane.
TELEVISA: 62 NUEVAS CONCESIONES: El 6 de octubre el Diario Oficial da a conocer que la empresa Radiotelevisora de México Norte, S.A. de C.V., filial de Televisa, obtiene la concesión para operar una red de 62 canales de TV distribuidos en 28 estados del país. En realidad la concesión había sido otorgada desde el 8 de marzo de 1994, según se establece en el decreto aparecido en el periódico gubernamental, pero era hasta siete meses después que el hecho se hacía público. Algunas características de la concesión de este paquete de canales televisivos son las siguientes: 1) tendrá un vigencia de 16 años contados a partir del 8 de marzo de 1994, fecha de su inicio, y hasta el 7 de marzo de 2010 en que concluirá. Los términos de la concesión serán revisados por Televisa y la SCT cada cinco años; 2) Televisa, a través de su filial Radiotelevisora de México Norte, tendrá que pagar 295 millones 198 mil 776 nuevos pesos "por concepto de participación al gobierno federal". Este pago se basa en una disposición del artículo 110 de la Ley de Vías Generales de Comunicación y su aplicación resulta significativa, pues no se conocen antecedentes de que el gobierno cobre por el otorgamiento de concesiones para la explotación de canales de TV. Los nuevos canales se emplearán para extender la cobertura del Canal 9 convirtiéndolo en red nacional.

EDUSAT: Se consolida la Red Satelital de Distribución de Televisión Educativa (EDUSAT), planeada desde 1989, mediante la cual se transmiten seis canales de TV educativa a 11 mil escuelas en todo el pais a traves del sistema Solidaridad.

1995
REFORMA CONSTITUCIONAL: En enero, apenas en el segundo mes de su gestión, el gobierno zedillista decide reformar el artículo 28 constitucional con el fin de que la comunicación vía satélite deje de ser considerada legalmente como "una actividad estratégica exclusiva del Estado" --como había sido definida por el gobierno delamadridista en diciembre de 1982-- y pase a ser una "actividad prioritaria" en donde se permite al capital privado participar en la propiedad y operación de esos artefactos espaciales. La iniciativa presidencial es aprobada por el Congreso de la Unión con el apoyo de los partidos PRI y PAN.
LEY DE TELECOMUNICACIONES: En mayo, el Congreso de la Unión aprueba, nuevamente con el voto favorable del PRI y del PAN, una Ley Federal de Telecomuniaciones en la que se establecen las condiciones para que el capital privado participe en la comunicación por satélite, actividad que había sido hasta ese momento exclusiva del Estado. La nueva ley establece: 1) que el gobierno federal, a través de la SCT, podrá concesionar a empresas privadas la ocupación y la explotación de posiciones orbitales asignadas a México; 2) La SCT podrá otorgar concesiones para la explotación de bandas de frecuencias, a través de las cuales se puedan transmitir señales provenientes de satélites extranjeros que cubran el territorio nacional, "siempre y cuando se tengan firmados tratados en la materia con el país (de cuya nacionalidad sea el satélite) y dichos tratados contemplen la reciprocidad para los satélites mexicanos"; 3) en cualquiera de los dos casos anteriores, la inversión extranjera en las empresas concesionarias no podrá ser superior al 49 por ciento.
La Ley Federal de Telecomunicaciones fue aprobada por el Congreso de La unión el 18 de mayo de 1995 y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de junio del mismo año.
DIRECTV: El 9 de marzo las empresas Hughes Communications, de Estados Unidos, Organización Cisneros, de Venezuela, Televisión Abril, de nacionalidad brasileña, y MVS Multivisión, de México, dan a conocer la creación del consorcio Galaxy Latin America. Se trata de una alianza estratégica para lanzar al mercado DirecTV, un servicio de television vía satelite "directo al hogar" (DTH) con cobertura latinoamericana.

Este proyecto es resultado de la expansión hacia Latinoamérica de otro que, con el mismo nombre, inició en Estados Unidos la empresa Hughes Communications a finales de 1993. El 17 de diciembre de ese año Hughes colocó en el espacio un satélite --el Galaxy 4 H-- con la finalidad de prestar el servicio de "TV directa al hogar" o DTH. Para comercializar el nuevo sistema, Hughes crea la filial DirecTV que mediante una inversión de 600 millones de dólares proporciona el servicio DTH en Estados Unidos. El inicio de operaciones se produce en junio de 1994.
Entusiasmada por los análisis prospectivos efectuados en Estados Unidos durante el primer lustro de los años noventa, los cuales señalan a América Latina como una zona con posibilidades de "crecimiento explosivo" en lo que se refiere a la televisión de paga, Hughes decide buscar socios en esa parte del continente para extender hacia ella su proyecto DTH. En México, ejecutivos de la compañía estadunidense se entrevistan en febrero de 1994 con el señor Clemente Serna Alvear quien en 1993, al frente de la empresa Corporación Medcom, había participado sin éxito en la licitación por adquirir los canales 7 y 13; la intención era llegar a un acuerdo con él, ya que su empresa había obtenido en octubre de 1994 una concesión para prestar el servicio DTH en la República Mexicana.
Las negociaciones con Medcom, sin embargo, no prosperan, por lo que los ejecutivos de Hughes buscan establecer alianza con Televisa, pero Emilio Azcárraga Milmo no acepta debido a que, como se indicó líneas arriba, está en esos días a punto de anunciar su propio proyecto de DTH. Hughes acude entonces con la familia Vargas, propietaria de la empresa MVS Multivisión, que también proyecta explotar ese servicio en México (al igual que Medcom, Multivisión obtiene en octubre de 1994 una concesión para operar el servicio DTH). Las negociaciones con los señores Vargas sí tienen éxito. En febrero de 1995 llegan a un acuerdo y el 9 de marzo de ese año Hughes Communications, Organización Cisneros de Venezuela, Televisión Abril y MVS Multivisión anuncian la creación del consorcio Galaxy Latin America que tendrá a su cargo el lanzamiento del servicio DirecTV en esta parte del continente; se trata de un servicio diseñado especialmente para el público latinoamericano por lo que la programación será en español y portugués. En esta sociedad Hughes participa con 60 por ciento de la inversión (alrededor de 600 millones de dólares), Organización Cisneros con el 20 por ciento, en tanto que Televisión Abril y Multivisión lo hacen cada una con 10 por ciento. El servicio se prestará a través del satélite Galaxy III R, construido por Hughes. La capacidad de transmisión del artefacto es de 144 canales de video y 60 de audio, en ambos casos con calidad digital. Se esperaba cubrir 21 países de la región.
El satélite Galaxy III R es lanzado al espacio por la empresa Ariane, desde Guyana Francesa, el 15 de diciembre de 1995. En Brasil, sede de Televisión Abril, DirecTV comienza a funcionar el 14 de junio de 1996, y en Venezuela, el país de Organización Cisneros, el otro socio latinoamericano, las transmisiones se inician el 28 de junio. En México el comienzo de DirecTV se programa para llevarse a cabo en el segundo semestre de 1996.

CANAL 40: El 19 de junio comienza sus transmisiones formales el Canal 40 del Distrito Federal, una nueva opción en la banda de frecuencias ultraelevadas (UHF). La concesión para operar este canal es obtenida el 23 de septiembre de 1991 por la empresa Televisión del Valle de México, S.A. (TEVESCOM), propiedad del empresario Javier Moreno Valle. Sus transmisiones de prueba se inician el 5 de diciembre de 1994.

Operado por la entidad denominada Corporación de Noticias e Información (CNI), filial de TEVESCOM, y con el lema "CNI Canal 40, la realidad en televisión" ofrece al teleauditorio una programación que pone el acento en los temas de tipo periodístico y noticioso.
SKY: Ante la solidez que mostrada por el proyecto DirecTV, el consorcio mexicano Televisa, el conglomerado estadunidense News Corporation, la empresa brasileña O'Globo y la compañía Tele Communications Internacional Inc. (TCI), la operadora de sistemas de cable más grande de Estados Unidos, deciden unir esfuerzos y firman el 20 de noviembre de 1995 un convenio para prestar de manera conjunta el servicio de televisión directa vía satélite, o DTH, en Latinoamérica. En esta sociedad, Televisa, News Corporation y O'Globo aportan cada una el 30 por ciento de la inversión, mientras que TCI participa con el 10 por ciento restante. El servicio se proporcionará a nivel latinoamericano por medio de los satélites Panamsat, aunque en México, Televisa decide hacerlo inicialmente a través del sistema Solidaridad. El nombre que se asigna a este nuevo proyecto es el de Sky Entertainment Services, sin embargo para fines publicitarios se le conoce simplemente como Sky. Al igual que DirecTv se proyecta que Sky comience a funcionar en el segundo semestre de 1996.
CIFRAS GLOBALES: Al concluir 1995 México contaba con una estructura para la transmisión de señales de televisión que se resume de la siguiente manera: un total de telehogares estimado en 15.5 millones; una cifra de canales de TV abierta (bandas VHF y UHF) estimada en 561 estaciones en operación; 143 sistemas de televisión por cable; 21 concesiones otorgadas para operar el servicio de TV pagada por microondas conocido como MMDS (Multichannel Multipoint Distribution System, o Sistema de Distribución Multicanal Multipunto) y un total de 257 estaciones terrenas para comunicación vía satélite (la transmisión de señales de radio y TV ocupaba el 40 por ciento de los servicios prestados por el sistema de satélites mexicano). Se esperaba, asimismo, que durante 1996 los sistemas de TV directa al hogar vía satélite ya autorizados comenzaran a operar.
En lo que se refiere a la TV abierta, Televisa contaba con cuatro cadenas nacionales de televisión identificadas con el número de la estación "ancla" de cada una de ellas en la Ciudad de México: Canal 2, Canal 5, Canal 4 y Canal 9. En conjunto las cuatro cadenas incluyen 298 estaciones en la república, de las cuales 240 son propiedad de Televisa --concesionadas a diferentes filiales del consorcio--, 19 tienen participación mayoritaria de éste; y 39 son independientes pero repiten la programación de las mencionadas cadenas nacionales.



maraidy
maraidy
Latest page update: made by maraidy , Apr 25 2007, 7:33 AM EDT (about this update About This Update maraidy Edited by maraidy

196 words added
1 word deleted

view changes

- complete history)
More Info: links to this page
There are no threads for this page.  Be the first to start a new thread.

Related Content

  (what's this?Related ContentThanks to keyword tags, links to related pages and threads are added to the bottom of your pages. Up to 15 links are shown, determined by matching tags and by how recently the content was updated; keeping the most current at the top. Share your feedback on WikiFoundry Central.)